Filosofía

La vida es movimiento.

Somos energía

«EL BIG BANG», nombre que la ciencia teórica le da a ese gran momento cero, donde todo lo que conocemos inició. Aquel instante  desde cuando nada ha parado en la línea imaginaria y relativa que llamamos «tiempo». Y qué es el tiempo, sino una medida que el ser humano inventó para atrapar el presente.

 

Millones de años de movimiento produjeron una célula; la célula, incontables organismos, hasta que un punto llegamos a nuestra especie. De ahí podemos deducir que el movimiento es sinónimo de evolución y viceversa.

El principio de la conservación de la energía, dicta que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Entonces, la vida, concebida como “energía vital” está presente en todo y circula entre nosotros en permanente movimiento. Desde que somos concebidos, hasta nuestro último aliento, somos seres dinámicos en evolución; nuestra vida es una transformación constante de energía, que se administra a partir de nuestras actitudes diarias ante los distintos sucesos que nos ocurren, y también a los que provocamos. Por ello, una actitud empoderada y consciente de nuestra existencia nos conduce a vivir plenamente en el presente y tomar decisiones alineadas con nuestros objetivos.

Siempre en movimiento

Estamos diseñados para movernos. Ni siquiera encontrándonos en aparente quietud nuestros cuerpos y nuestra mente se detienen.

 

Mientras leemos un texto como este, en el lapso de unos pocos segundos se han generado cientos de células en nuestro cuerpo, hemos respirado varias veces, nuestra digestión sigue con sus tareas y nuestro corazón no se detiene. Energía vital en transformación constante. Así, el movimiento es un signo vital, porque cuando todo indicio de movimiento cesa, la vida se apaga.

Encuentra tu receta personal de bienestar.

Nuestro presente como especie

La vida moderna y los enormes avances de la humanidad en el último siglo, han logrado que la tecnología se convierta una aliada para simplificar nuestras tareas. Pero, como consecuencia, cada vez nos movemos menos, siendo el sedentarismo es ahora una de las mayores causas de enfermedades de todo tipo; la agitación diaria y el universo sensorial invadido de sobre estímulos, nos hace literalmente, perder la conciencia sobre nuestra mente y cuerpo, llevándonos a anular la gestión de nuestras emociones, a respirar de manera incorrecta o insuficiente, y con toda esta agitación, nuestros hábitos de alimentación sufren cambios negativos.
 

Actitud consciente

Fluir con la vida es un verdadero arte de conciencia, una danza en la que recibimos, utilizamos y luego entregamos energía de vuelta. Con una mirada, con la palabra, con cada pensamiento, con el movimiento etc. Si asumimos cada ser vivo como una ' fuente receptora y generadora de energía, seamos pues,  influenciadores y generadores de una energía positiva que transforme nuestras vidas hacia el camino del crecimiento y autoconocimiento.

 

La energía vital circula dentro y entre nosotros. Mi visión personal te invita a ser consciente de esa energía vital para aprovecharla de la mejor manera posible, para estar presentes en el aquí y el ahora, construyendo con esa fuerza un universo de regalos para nuestro bienestar.

Cómo lo haremos

Para ello, integraremos de forma coordinada la respiración como herramienta para centrarnos y focalizar nuestra energía, la que recibimos, la que tenemos, y la que damos; junto con la alimentación, y la actividad física, dinamizaremos este flujo constante dotándote de herramientas para transitar más liviano por la vida. Para encarar las situaciones cotidianas, los sucesos que, aunque planeados, tendrán sus matices particulares. Para aceptar y continuar. Para ver el momento y aprovechar la oportunidad.

Reviviendo el niño interior

Descubrirnos de nuevo en el goce y la sorpresa, como cuando fuimos niños; volver a nuestra raíz utilizando la alimentación natural, la actividad física y la meditación-respiración como herramientas de vida, nos ayuda a encontrar de nuevo nuestro centro, a recuperar nuestra salud, y nos hará más ligeros para encarar las pruebas de la vida. 

 

Es tiempo de aprovechar los frutos de nuestra amada tierra como la mejor medicina y alimento. De reconocer nuestra esencia. De descubrir al amor propio y hacia los demás, como la mayor energía vital. De reenfocar y centrar nuestros pensamientos. De transformar nuestra energía en la energía creadora de nuestras vidas, misma que nos llevará a crecer en planitud y alcanza nuestros objetivos.

Nutrición. Respiración. Movimiento.

¿Por qué elegir este camino?

Apto para principiantes

Guía personal

Horario flexible

Acompañamiento integral

Resultados probados

Conocimiento

certificado

Contacto

¿Te interesa agendar? ¿Tienes Preguntas? 

Diligencia el formulario y te responderé

a la mayor brevedad.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2020 · Creado por Ana Muñoz