ALIMENTACIÓN CONSCIENTE: EL CAMINO DEL EQUILIBRIO CUERPO-MENTE

Actualizado: jul 7



“Que tu comida sea un verdadero ritual de disfrute. Saborear, masticar, oler, degustar, todo esto hace parte del ingrediente secreto para mantener un peso saludable y una buena relación con todo lo que comemos.”

¿Sientes que comer se ha convertido en algo aburrido? ¿En un comer automático dónde no hay placer? ¿Comes alimentos frecuentemente para saciar tu angustia, tu tristeza, ansiedad o aburrimiento? ¿Te gustaría desarrollar una relación de libertad con la comida, dejando de lado aquellas conductas no saludables y abandonando la culpa? Se puede y es el tema que podemos desarrollar a través de un proceso personal de alimentación consciente.


La forma como nos alimentamos es, en la mayoría de los casos, aprendida. Tenemos una historia familiar en la selección de los alimentos, en nuestras comidas preferidas, puesto que muchas de ellas nos traen los buenos recuerdos de la juventud y niñez. Por esta razón, es tan importante silenciar el automatismo de la mente al escoger los mismos alimentos y permitir a nuestro cuerpo sintonizar con el mensaje interno, el cual nos indica realmente qué necesita.



No sé si te ha pasado, pero muchas veces comes por aburrimiento o porque piensas que al comer una porción de algo que te gusta tendrás más energía o podrás terminar con más rapidez alguna actividad. Asociamos comer con gasolina para poder seguir andando. Y sí, la alimentación, en efecto, es combustible; pero, no necesariamente cuando decidimos comer necesitamos un shot de energía extra. Inclusive, muchas veces dejar el cuerpo procesar de la mejor forma las principales comidas, hace que nuestra mente se encuentre activa y clara para sobrellevar situaciones cotidianas, tomar decisiones y afrontar nuestras actividades diarias.


Una alimentación balanceada es rica en verduras, frutas y cereales integrales, proteínas de buena calidad y grasas saludables. Así que, ya tenemos grupos de alimentos que podemos ir “escaneando” en el momento de decidir qué requiere el cuerpo según la necesidad; en ocasiones grita y no lo escuchamos.

Un hábito importante que podemos ir practicando diariamente, es preguntarnos si eso que tenemos es hambre o sed. En ese momento de indecisión normalmente lo que nos hace falta es un vaso de agua mineral. El cuerpo está compuesto principalmente de agua, y se calcula que debe ser un mínimo de 65% agua.


Es determinante que al despertar cada mañana escuches tu cuerpo, ¡préstale más atención! Una forma de activar el metabolismo a primera hora es tomar un vaso de agua con un poco de limón fría o tibia, luego es recomendado tomar un desayuno ligero y fresco con alimentos ricos en agua por ejemplo: frutas, cereales y leches vegetales (almendra, arroz, avena o coco).


Al almuerzo escoge siempre una variedad de vegetales en diferentes preparaciones crudas o cocidas, aderezadas con una grasa saludable, ya que son alimentos que nos proporcionan energía y nutrientes para continuar la jornada, acompañados de un cereal o un tubérculo y una porción de proteína vegetal o animal. Las cantidades siempre dependerán de cada persona, aunque asegurar que nuestro plato el 50% sea vegetales nos permite poner en otra proporción los otros grupos de alimentos.


Al cenar, es importante tener en cuenta alimentos ligeros, nutritivos siguiendo con la línea de los grupos de alimentos. Preparaciones como una sopa de vegetales acompañada de una tostada de pan masa madre, pancakes caseros o unos omelettes de champiñones.

Recuerda que no hay alimentos que engorden, lo más importante es atender a un adecuado tamaño de las porciones y un horario que te ayude a programarte, en lo posible guiado por un proceso de coaching nutricional, donde caminarás con una guía en cada uno de los grupos de alimentos, aprenderás técnicas para escuchar con atención el cuerpo, para elegir alimentos que potencializarán tu salud y bienestar. Además de recetas, diferentes preparaciones y menús especiales para compartir.



Tómate el tiempo para elegir y comer los alimentos que tu cuerpo necesita, prepáralos, pon la mesa (así estés solo), decora el plato y agradece. Es un buen hábito.


Finalmente, la alimentación es un ritual muy personal, poder encontrar una sintonía con lo que te gusta, te hace bien y te mantiene saludable, es la receta mágica que todos deseamos tener, este puede ser el secreto más valorado actualmente; te invito a buscarlo, ojalá, acompañado por tu coach y descubrir las maravillas de la alimentación y la consciencia.


--

Ana María Muñoz Maldonado

Coach Holística y Transpersonal


Institute for Integrative Nutrition, NY.

Escuela Española de Desarrollo Transpersonal

Pacer de Adidas

--


#AnaMuñoz #AnaEnMovimiento #AlimentaciónConsciente #Nutrición #Coaching #Mindfulness #Holístico #CrecimientoPersonal

24 vistas

Contacto

¿Te interesa agendar? ¿Tienes Preguntas? 

Diligencia el formulario y te responderé

a la mayor brevedad.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2020 · Creado por Ana Muñoz