RESPIRAR PARA SANAR

Actualizado: ago 27


¿Si te dijeran que tienes una medicina invaluable, infinita y llena de sabiduría dentro de tí, lo creerías?


Que naciste con ella, que respirar profundo, abdominalmente, como cuando éramos niños, sana.


Te propongo una forma de hacerla más presente en el día, retomar su forma natural, por medio de una guía práctica, en la que podrás ir sintiendo los beneficios durante las actividades que realizas en tus jornadas. Que respirar consciente se convierta en ese polo a tierra, en esa caricia de Mamá, en ese espaldarazo de Papá, en esa mágica infinidad de sensaciones que te dan tranquilidad, paz, armonía y que como resultado te proporcione mejor estado de ánimo, tomar mejores decisiones, productividad laboral, enfoque, manejo emocional y si eres deportista, mejorar el rendimiento físico, entre otras muchas cosas.

Cuando te levantas en las mañanas mi recomendación es una meditación de 20 minutos puede ser acostado o sentado, frente a una vela (si te distraes puedes enfocarte en observar el fuego, es un punto de atención) o poner música que te guste relajante y respirar profundo. Sentir como entra el aire por tus fosas nasales, darte cuenta de como sigue el recorrido por tu pecho y desemboca en el vientre, se expande, y como al soltar el aire se contrae y se va expulsando poco a poco, lentamente. Si quieres tocarte el vientre para ver cómo se desarrolla el proceso, está bien.


Si me preguntas, en que pensar, te diré: trata de concentrarte en este movimiento de aire, en esta danza interna que va y viene. Oxigenando además de cada célula del cuerpo, nuestro cerebro. Con el tiempo, éste reaccionará a este estímulo empezando a ser más consciente de las sensaciones corporales, mejor ánimo y un sentimiento de agradecimiento interno, muy especial. Si se desvía el pensamiento, no importa, estás presente, te diste cuenta, vamos bien. Vuelve a la respiración.


Luego te propongo, empezar una práctica de movimiento corporal, sino la haces, si la haces continuarla de la siguiente forma: Tener un punto de atención durante la secuencia en la respiración, en bombearle bastante oxígeno a cada célula, en expandir el estómago y lograr que entre a nuestros pulmones mayor cantidad de aire posible. Ese es el reto. Si hay una voz o un entrenamiento, indicación por hacer, la realizas pero vas cogiendo tu cuerda de la respiración durante la práctica. Inhala fuerte y exhala despacio. Sin soltarla.


Luego viene el desayuno, nuestra primera buena oportunidad de elegir lo que nos hace bien. Durante la preparación de alimentos que te fluya el aire para tomar la primera decisión del día, abres las ventanas, tomas un respiro y eliges poco a poco los alimentos. Preparas, te sientas a comer despacio, a disfrutar, a saborear y por medio de una respiración fuerte a agradecerlos.


Empezamos un día normal de trabajo en casa o estudio, o puede ser también el cuidado de nuestros hijos y de las actividades del hogar, en cada una de ellas es recomendable una pausa, volver a momento presente por medio de unas cuantas respiraciones profundas y seguir. Por ejemplo, si estas en un espacio cerrado, trata de que te fluya el aire, abriendo ventanas.

Si trabajas en un lugar donde tienes acceso a una terraza a media mañana sales a respirar un rato y tomar un té o café. A observar el cielo y la naturaleza, las matas, las flores, todo lo que te rodea, que te está acompañando.


Pasada la mañana llega el momento de preparar tus alimentos al medio día. La misma secuencia puedes hacerla en la cena, que fluya el aire, ventanas abiertas, un trozo de pan con aceite oliva, unos pedazos de zanahoria o de alguna verdura crocante que abran el escenario para empezar a crear. En lo posible no cocines con hambre, mejores decisiones, más creatividad, más disfrute, más gozo y lo verás luego reflejado en una buena digestión, satisfacción y sensación de confort.


Finalmente en la noche un rato de música relajante antes de ir a la cama, respirarla profundamente, trata de desconectarte de noticias y de asuntos del trabajo. Si es posible, buen hábito es una lectura agradable, pasando cada página respiras con mayor intensidad, profundo tomando el aire de las letras y lo expulsas agradeciendo esta elección, valorando desde el corazón esta historia, relato, biografía que te acompaña. Todo llega a nuestras manos por alguna razón, bendición.


Estas prácticas conscientes llenas de oxígeno para el cuerpo, mente y alma, van dándonos el confort, la paz, que anhelamos. Día a día, vamos a sentirnos más vivos, mas lúcidos, menos cansados, más alegres, más livianos, Te invito a que la respiración consciente sea esa medicina que no podemos obtener en ningún lugar y verdaderamente es muy efectiva.


!Buen viaje!



Ana

-



Ana María Muñoz Maldonado

Coach Holística y Transpersonal

Institute for Integrative Nutrition, NY.

Escuela Española de Desarrollo Transpersonal

Pacer de adidas

--

#AnaMuñoz #AnaEnMovimiento #autoestima #autenticidad #belleza #amor #paz #autoliderazgo #Coaching #Mindfulness #Holístico #CrecimientoPersonal #bienestar #espiritual #compasion #vidaconsciente #amorpropio #niñointerior #propósito #coaching #despertar #guia #comunidad #experiencia #salud #vidasana #naturaleza #historias #comidareal #alimentacionintuitiva #deporte #stretching #mindfulness #meditation #espaciodebienestar #emociones #somosuno #saludintegral #descanso


35 vistas1 comentario

Contacto

¿Te interesa agendar? ¿Tienes Preguntas? 

Diligencia el formulario y te responderé

a la mayor brevedad.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2020 · Creado por Ana Muñoz